A+ A A-

Los inspectores del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) de la región del Biobío realizaron 150 acciones de control durante septiembre, dedicadas exclusivamente a la fiscalización de la veda de la merluza común, recurso pesquero que durante el mes patrio alcanza su peak de desove y que urge cuidar dada su condición de sobreexplotado.

El director regional del Sernapesca Biobío, Claudio Báez, detalló que este año se cursaron dos citaciones a tribunales por incumplir con la veda: «Efectivamente se cursaron infracciones en restoranes de la zona por tener merluza en su carta y ofrecerla a público.

Lo más interesante para nosotros es que esas denuncias las hicieron consumidores, dando cuenta de que la ciudadanía está informada de la veda y lo que es más importante aún, comprometida en el cuidado de los recursos, haciendo las denuncias formales en nuestros sistemas».

Las denuncias ciudadanas ingresaron vía Sistema de Información y Atención Ciudadana (SIAC) de Sernapesca, indicando que dos restoranes, uno de Tomé y otro de Dichato, estaban ofreciendo en su carta preparaciones con merluza común. De inmediato se activó el procedimiento de fiscalización y se constató la tenencia de merluzas congeladas pero sin la documentación necesaria, procediendo a la incautación total de 17,7 kilos de la popularmente llamada «pescá».

Desde Sernapesca agradecieron a todos los pescadores, comercializadores y consumidores que respetaron la veda, permitiendo así aportar a la recuperación de este emblemático recurso pesquero destinado al consumo humano.

En tanto, se informó que a contar de este martes 1 de octubre y hasta el sábado 30 de noviembre estará en veda la corvina, un apetecido pez para paladares finos, de color plateado y con sus características aletas amarillas. Este recurso se desembarca principalmente en las regiones de Maule, Biobío y Araucanía, no está sujeto a cuota de captura por lo que la veda es su principal medida administrativa. Desde Sernapesca llamaron a respetar su veda reproductiva y a denunciar la pesca ilegal en el 800 320 032.

El cierre del proyecto contó con la presencia de autoridades regionales y organizaciones de pescadores artesanales de base.

En la sede del Sindicato de Pescadores Artesanales Caleta el Piojo de Niebla, se puso término a la primera etapa del «Programa de Difusión Tecnológica (PDT) para el Desarrollo de la Acuicultura en Áreas de Manejo de la Región de Los Ríos», que fue ejecutado por la Universidad Católica del Norte (UCN) y la Federación Interregional de Pescadores Artesanales del Sur (FIPASUR), con el financiamiento del Comité de Fomento de la Región de Los Ríos.

Proyecto PDT

El proyecto en 18 meses ejecutó un plan de difusión tecnológica, que mediante la metodología aprender-haciendo y la transferencia tecnológica entre pescadores-acuicultores, facilitaron el aprendizaje significativo y entrenamiento de los pescadores artesanales de la región.

Para ello, se realizaron giras tecnológicas de representantes de las organizaciones de pescadores artesanales (OPAs) de la Región de Los Ríos a zonas de cultivo de la Región de Los Lagos, que mediante instrucciones teórico prácticas, conocieron desde la experiencia de pescadores-acuicultores (Ancud y Cochamó), los pasos principales en el diseño, instalación y operación de sistemas long-line de cultivo de piure, ostiones, ostra japonesa y choritos.

Posteriormente, en las áreas de manejo (AMERB) se instalaron líneas de cultivo como plataformas de aprendizaje donde los grupos de acuicultura de las OPAs participantes (Los Molinos, Huiro, Isla del Rey, Isla de Mancera) se capacitaron directamente. Finalmente, se realizaron las evaluaciones de los grupos formados para conocer el grado de transferencia realizado y planificar el próximo ciclo de aprendizaje.

Reacciones

David Cárcamo, pescador artesanal y presidente del Sindicato de Caleta Huiro en Corral, se refirió a la baja producción en su área de manejo, como la contaminación de las forestales y como el cambio climático han hecho mermar la producción de locos por la desaparición de piure, que es su alimento natural.

«Agradezco a las autoridades y a la UCN por este proyecto, nosotros lucharemos para que nuestra área de manejo no muera y que el producto permanezca, recuperar el piure, el loco. De una u otra manera vamos a aprender a trabajar, nosotros miramos a los agricultores como trabajan su campo, mueven la tierra hacen diferentes cosas para que su producto sea bueno, pero lamentablemente nosotros no hemos hecho eso, estamos acostumbrados a que la naturaleza lo haga, pero con este proyecto vamos a trabajar para mejorar nuestra producción».

El presidente de FIPASUR, Marco Ide, agradeció a Fomento Los Ríos, y a todos los que han trabajado en este proyecto, porque permitirá que las áreas sean productivas y no solo vivir del loco.

«Este PDT ha sido un acierto, quiero agradecer a Cristian Sepúlveda de la UCN y a Armando Rosson de la consultora Bitecma, porque esto va a permitir que, con esto, los viejos vayan cambiando paulatinamente el «chip», de ser extractores a ser cultivadores. Pero para lograr los objetivos se deberá esperar, estos cambios no se logran de un día para el otro, los viejos son como «Santo Tomás: ver para creer», y muchos miran desde lejos, pero yo les digo que con esfuerzo y trabajo se verán los objetivos».

En tanto el director de Fomento los Ríos, Carlos Riquelme, valoró el trabajo realizado por profesionales de la Universidad Católica del Norte en el traspaso de conocimientos para que el cultivo en áreas de manejo sea una realidad.

«Ha sido un trabajo bastante profesional lo que han demostrado los muchachos de la UCN, un trabajo mancomunado con los pescadores artesanales de FIPASUR, un trabajo que los convoca a cambiar sus modos tradicionales de producción, hoy día tenemos una problemática pero también hay soluciones que ponemos a disposición desde el Gobierno por medio de Fomento Los Ríos y por lo tanto con el trabajo de los pescadores, de la universidad, y de todos los actores que se encontraban aquí reunidos podemos llegar a conclusiones importante y a resultados relevantes».

Riquelme, comunicó que este proyecto de transferencia tecnológica, tendrá continuidad en nuestra región: «Va a tener su consecución, su segunda parte que va a venir a reforzar y a profundizar todos los alcances que tuvo esta primer etapa».

Así la Región de Los Ríos se suma al desarrollo de la acuicultura de pequeña escala para el sector pesquero artesanal que contribuirá a la diversificación productiva de las organizaciones de pescadores y complementar sus ingresos familiares con cultivos a pequeña escala.

Las regiones que presentan mayor cantidad de solicitudes son Los Lagos (23), Los Ríos (20), Antofagasta (12), Coquimbo (6) y Valparaíso (6).

Noventa organizaciones de pescadores han solicitado, hasta ahora, acogerse a la Ley de Caletas, norma que busca convertir a esos enclaves en polos de desarrollo económico, sin alterar su identidad.

Las peticiones correspondientes fueron oficializadas por agrupaciones artesanales de diversas regiones, entre Arica-Parinacota y Aysén.

De las 90 caletas con que se vinculan los trámites, 55 estaban regularizadas y contaban con un decreto de concesión, mientras que las otras 35 se encontraban en vías de normalización.

Mayoría es de Los Lagos

Las regiones que presentan mayor cantidad de solicitudes son Los Lagos (23), Los Ríos (20), Antofagasta (12), Coquimbo (6) y Valparaíso (6).

«La Ley de Caletas se perfila como una palanca de progreso para el sector artesanal. Y un instrumento que contribuirá a la modernización de esos enclaves, sin alterar los rasgos que con el paso del tiempo los transformaron en elementos constitutivos del alma de Chile», ha destacado el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya.

30 años

La nueva norma permite a los pescadores pedir las caletas, bajo régimen de destinación, hasta por 30 años. La actual modalidad, en cambio, consideraba una vigencia de diez años.

Las organizaciones artesanales que se acojan a la destinación, además, dejarán de pagar la actual patente asociada a la concesión, si cumplen con una serie de requisitos. Así, una caleta de 20 mil metros cuadrados que desembolsa anualmente $4.200.000, podrá rebajar ese costo a cero.

Distintas actividades

Junto con lo anterior, los pescadores tendrán ahora la opción de incursionar en actividades distintas de la pesca tradicional, bajo la premisa de la diversificación productiva y la agregación de valor. Turismo, gastronomía, venta de artesanía, administración de estacionamientos e, incluso, distribución de combustibles, se cuentan entre los rubros considerados por la Ley de Caletas.

Esta norma fue promulgada en 2017, pero faltaba un reglamento para que sus disposiciones pudieran aplicarse en plenitud, lo que ocurrió a fines de junio.

Actualmente existen en el país 461 caletas de diverso perfil.

Youtube / Fipasur

Tema

Tema2

Links

links

estrategia Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

logo-fipasur-footer

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur. Valdivia / Región de Los Ríos.

Contacto

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur.
Valdivia / Región de Los Ríos.
Camino a Niebla Ruta T-350 / Fono: 56 63 2 227464
Valdivia, Chile.

Síguenos

Federación Interrregional de Pescadores Artesanales del Sur - Valdivia FIPASUR
Diseño y Desarrollo por RUBIKA